REPORTAJE SOBRE LA CONSTITUCIÓN DOMINICANA

DEL 12 AL 18 DE NOVIEMBRE EN MONTE PLATA

DEL 12 AL 18 DE NOVIEMBRE EN MONTE PLATA

NACIONALES

SALUD

EDUCACION

POLITICA

INTERNACIONALES

You are here

¿Adiós, muelas del juicio?



Santo Domingo.-No existe una edad específica en que se haga necesario extraer los terceros molares, también conocidos como muelas del juicio o cordales. De hecho, no siempre hay que sacar estas muelas, que son los últimos dientes definitivos en brotar. Existen casos en los cuales los terceros molares aparecen y no dan ninguna manifestación que justifique su extracción.

“Hay terceros molares que salen en una posición normal y no hay que extraerlos porque no están haciendo ningún daño en la boca”, afirma la odontóloga Jacqueline Rodríguez, quien es cirujana maxilofacial.

Si te encuentras en el grupo de los afortunados que quizás nunca en su vida tengan que pasar por las manos de un cirujano maxilofacial, ¡felicidades! No todos tienen la misma suerteque tú.

¡AUXILIO! ¡Me van a sacar las muelas del juicio! 
En definitiva, de acuerdo con la odontóloga Jacqueline Rodríguez, quien es cirujana maxilofacial, “los terceros molares hay que extraerlos cuando ellos ya empiezan a dar problemas”.

¿Cuáles? La respuesta puede variar, pero en la lista aparecen factores como procesos infecciosos, dolor, inflamación de las encías, mala posición (puede dañar al diente contiguo) o falta de espacio (los dientes podrían apiñarse).

“Hay un sinnúmero de porqués para extraer un tercer molar”, comenta la odontóloga. “Depende de cada caso”.

En ocasiones, incluso, cuando el tercer molar se halla parcialmente retenido (solo brota en parte) se acumulan restos de comida bajo la encía y se dificulta su limpieza, una situación que promueve la aparición de caries y mal aliento.

La cirugía
Lo pequeño del área a tratar podría hacerte creer que la extracción de los cordales la puedes dejar en manos de cualquier odontólogo; sin embargo, no es así.

Rodríguez indica que este tipo de cirugía debe practicarla un especialista, es decir, un cirujano maxilofacial, “porque muchas veces se puede complicar”.

Entre esas complicaciones se encuentran la hemorragia, la fractura de un diente y, en los casos más extremos, podría producirse incluso una fractura de mandíbula.

Además, existen condiciones que dificultan el procedimiento. Cuando la muela está retenida, en una posición anormal (por ejemplo, recostada) o las raíces apuntando en direcciones distintas, la extracción se torna un poco más difícil.

“Por eso tiene que estar en manos de un especialista, porque por simple que se vea, muchas veces se complica”, advierte Rodríguez.

Posoperatorio
El éxito de una cirugía dental no descansa únicamente en la pericia del profesional de la salud. Depende, asimismo, de la disciplina del paciente, que debe seguir al pie de la letra las recomendaciones de cuidado para el período posoperatorio.

Entre los cuidados, Rodríguez cita el reposo (se recomiendan entre 24 y 72 horas), la colocación de paños fríos en la mandíbula cerca del área de la intervención, ingerir alimentos fríos (el ca liente puede provocar vasodilatación y sangrado), evitar el consumo de alcohol o cigarrillo, preferir alimentos suaves o caldos y masticar -cuando fuere necesario- del lado opuesto al de la cirugía.

A esas medidas se suman otras como evitar bajar la cabeza, hacer fuerza o movimientos bruscos, además de no escupir.

La odontóloga explica que ese tipo de movimientos pueden hacer que se abra la herida o que se desprenda o rompa algún coágulo provocando una hemorragia, que es la principal complicación posterior a la cirugía.

El dolor encabeza la lista de quejas de los p a c i ent e s luego de la extracción de los terceros molares.

Sin embargo, la cirujana maxilofacial aclara que en este caso no se hablaría propiamente de una complicación, “sino de una manifestación normal del cuerpo ante una agresión”. Y a mayor nivel de dificultad durante la cirugía, mayor la “agresión” y más incómodo el posoperatorio.

LOS TERCEROS MOLARES 
• Son los últimos dientes definitivos en eclosionar
• Suelen aparecer entre los 17 y 25 años de edad
• Son cuatro, uno en cada extremo (arriba y abajo) en la parte posterior de la boca
• Se les llama muelas del juicio porque aparecen cuando la persona ha dejado atrás la niñez y se supone que adquiere mayor madurez

Lic. Eddy Recio

Informaciones actualizadas y de contenido sostenible.

LAS MAS VISITADAS